bolsa malla

Esta bolsa no es tan buena como piensas

En 2018, la bolsa de malla reutilizable o bolsa de red se convirtió en una tendencia y aún sigue siéndolo en las redes sociales. Solo hay que ver en Instagram las publicaciones relacionadas con hacer la compra un poco más sostenible o «zero waste» o el reciente lanzamiento de Carrefour de una malla de algodón como alternativa a las bolsas de plástico en su zona de frutas y verduras.

Si vamos más allá y buscamos el término «totebag cotton» en el Amazon chino, Aliexpress, veréis que las bolsas más populares son las de rejilla y se puede comprar una unidad desde 2,30€. Pero, ¿realmente son tan buenas como piensas?

Esta bolsa no es tan verde como piensas

Esta tendencia de usar una bolsa de rejilla para hacer la compra responde a una moda sostenible pero no lo es. La mayoría llevan plástico dentro de su composición y si son de colores, os aseguramos que si es de «algodón» está tintada. El algodón ecológico tiene un color natural, la única forma de lograr colores fuera de este es aplicando tintes.

¿Cómo saber si mi bolsa es ecológica?

Primero, saber dónde se fabrica. Si tu bolsa se produce de una forma local y con comercio justo. Muchas veces tenemos la idea errónea y compramos «bolsas ecológicas» a los proveedores más populares que salen en Google y no sabes realmente si están fabricadas en condiciones dignas, sin explotación laboral (incluso explotación infantil).

Segundo, que el material esté certificado. Cuando se trata de algodón ecológico significa que no se utilizan insecticidas, pesticidas ni fertilizantes químicos y, por tanto, se reduce la contaminación. En la actualidad existen diferentes instituciones que avalan a los proveedores y sus productos como el Certificado GOTS (Global Organic Textile Standard), la certificación textil ecológica más común en todo el mundo.

bolsa malla reutilizable

No uses cualquier bolsa

Si realmente quieres ser más sostenible e impactar menos en el medio ambiente, no puedes usar cualquier bolsa por más de moda que esté. Presta atención a la bolsa que compras. Probablemente esté hecha de nylon, plástico reciclado, poliéster y no sea totalmente de algodón.

Elige bien, la calidad es importante, tiene que estar bien hechas sino no aguantaran el peso. De nada sirve comprar una «bolsa natural» y que no puedas reutilizarla lo máximo posible.

Y por último, aunque lo veas en determinados blogs ecofriendly que promueven el zero waste, nunca introduzcas tu bolsa de 100% algodón en la nevera. ¿Por qué?  Las fibras naturales absorben la humedad y son sensibles a la proliferación de bacterias.

En la tienda online de Creating Bags dispones de bolsas ecológicas fabricadas en algodón ecológico o yute que son una mejor alternativa a la bolsa de malla que ves en internet. Te permiten transportar lo que quieras como las frutas y verduras y sin plásticos.

4 pensamientos en “Esta bolsa no es tan buena como piensas”

  1. Me parece muy bien que como consumidores aportemos algo bueno para nuestro planeta, que será el futuro de nuestros hijos.
    Pero que hacen las grandes empresas de químicos y similares por proteger la Naturaleza?, no creen que nuestra aportación es ínfima?

    1. Hola, Nuria. Uno de los grandes mitos en el reciclaje y la sostenibilidad, es pensar que una pequeña acción no cuenta. Y no es así. La responsabilidad es de todos, no solo quieren están en el poder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *