Las fibras vegetales son la alternativa al plástico

Fibras vegetales: la alternativa al plástico

Las fibras vegetales son las protagonistas de esta entrada. ¿Quieres saber cuánto tardan en descomponerse? ¿Eres consciente de lo contaminante que es el plástico?

Aunque tú seas de los que vas a la compra con bolsas de tela, que puedes reutilizar una y mil veces, en muchas ocasiones estarás obligado a comprar productos envasados o, en alguna urgencia, una bolsa de plástico. Por eso te quiero contar un secreto: hay un material que parece plástico y no lo es. Son las bolsas de fibras vegetales, las cuales tardan mucho menos en degradarse.

¿Cómo se obtienen las bolsas de plástico convencionales?

El plástico es un material que procede del moldeo del petróleo en caliente, realizándose así la unión de polímeros.

Es un material muy versátil, ligero y barato. Lo cual ha producido que se haya generalizado su uso durante el siglo XX y XXI en todo tipo de industria.

Sin embargo, tiene dos grandes problemas. 

El primero es que, para poder degradar estas bolsas hechas con petróleo, se necesitan unas temperaturas muy altas, mayores de 286ºC. Y la incineración del mismo provoca la emisión de muchos gases y compuestos contaminantes.

En segundo lugar, las bolsas y materiales hechos de plástico dejados libremente en nuestra atmósfera tardan de 100 a 1000 años en degradarse. Esto provoca tener un residuo durante demasiado tiempo. Que se transforma en contaminación para nuestro planeta y seres vivos.

Una alternativa: plásticos realizados de fibras vegetales

El plástico es muy versátil para envolver alimentos y que no se contaminen, para transportar la basura o para llevar la compra diaria. En este último caso siempre puedes usar bolsas o capazos de tela reutilizables pero para el resto, era necesario encontrar una alternativa ecológica: las bolsas hechas de fibras naturales.

Los plásticos biodegradables o bioplásticos son aquellos que, en lugar de petróleo, utilizan fibras orgánicas naturales procedentes de cultivos o residuos. Se pueden utilizar muchos materiales para hacerlos como patata, yuca, legumbres, plátanos o aceite de soja entre otros.

La degradación de estos productos genera compuestos no perjudiciales para el medio ambiente, pudiendo usarse directamente incluso para compostaje. Y tiene una ventaja principal: se degradará totalmente en menos de 3 años

Es decir, las bolsas de bioplástico se degradarán casi tan rápido como las de papel e infinitamente antes que las de plástico convencional, siendo además mucho menos contaminantes.

Dónde debes exigir bolsas de plástico biodegradables

Ahora que ya conoces que es el bioplástico es el momento de exigir su uso, pero, ¿a quién?

En primer lugar, pese a que tú llevas tu bolsa de tela siempre contigo porque quieres tener una vida “zerowaste”, debes exigir en los supermercados y en los pequeños comercios que todas las bolsas que utilicen estén hechas con fibras vegetales y/o materiales biodegradables y respetuosos con el medio ambiente.

 

En segundo lugar y mucho más importante que la primera la exigencia: debe llegar a los fabricantes de embalajes. Hoy se embala todo, desde unas galletas hasta un bolígrafo. Este plástico de un solo uso es el que más se desperdicia, por lo que es fundamental cambiarlo por bioplástico. 

Por último, si las empresas y fabricantes no quieren pasar de plásticos convencionales a materiales biodegradables deben ser los gobiernos quienes deben exigirlos. Debemos presionar para que desde todas las administraciones, desde la europea a la local pongan normas que acaben con estos plásticos de un solo uso que tanto nos están dañando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *